Skip to main content

¡Llegó la Challenge de la Plana! Tras un año de parón debido a la pandemia la competición vuelve a las carreteras de la provincia de Castellón, el mejor escenario deportivo.

La primera etapa partió de Vila-real, sede oficial de la inauguración que dio el pistoletazo de salida a la edición del 2022 con un clima perfecto para la competición.

Las ganas de los ciclistas se reflejaban ya en la carretera dirección Onda, en la que se sucedían los continuos ataques en busca de la fuga. El fuerte ritmo del pelotón y la lucha por las posiciones delanteras echaron abajo los constantes intentos y grupos que conseguían pequeñas ventajas.

El gran grupo pasó por la localidad de Onda en busca del pantano de Ribesalbes, primer punto clave de la jornada. No por su dureza, sino por ser una carretera sinuosa y estrecha que haría que la tensión y la velocidad fuera seleccionando el pelotón.

Los corredores Jesús Jiménez (Volata) y Carles Juncosa (Rocauto Sport Team) consiguieron aventajarse con unos pocos segundos sobre el pelotón. Tras el paso por la meta volante los dos corredores se compenetraron para tratar de mantener su diferencia.

No obstante, la pelea por el Premio de la Montaña de Ribesalbes hizo que el ritmo por el detrás aumentase muchísimo y los alcanzaran en plena subida. Joel Romero (Castillo de Onda) se hizo con los 3 puntos de la jornada.

Fue en el kilómetro 35, tras el paso por el alto cuando se encendió la mecha. Dos de los hombres más fuertes del pelotón hicieron su gran apuesta. Álvaro Marza (Controlpack) y Celestino Fernández (Calderona Bike) querían sorprender y dinamitar la carrera. Un tremendo demarraje con el que consiguieron una pequeña ventaja sobre el pelotón. Intentaron empujar pero el pelotón les mantenía el pulso ya que sabían que no podían dejar mucha ventaja a estos dos corredores.

En el tramo final de la carretera del pantano la ventaja se reducía y Francisco Ricart (Granja Rinya – Gsport) consiguió alcanzarlos y formar un trío. Dirección Onda la carretera ancha y el viento de cara fueron su peor enemigo ya que el pelotón les comía el terreno rápidamente. Eso sí, Álvaro Marzá hacía gala de sus increíbles capacidades de rodador intentando mantener su ventaja. Se veía que el corredor quería consolidar la fuga y evitar el sprint.

De nuevo en la carretera de Onda a Vila-real la “Locomotora de la Vall” encendió la caldera y nadie era capaz de seguirlo. El pelotón en fila de uno intentaba darle caza pero no había manera. Cuando la distancia parecía definitiva, Victor Gil (Van Aert de Vila-real) desplegó todas sus capacidades y consiguió conectar con él.

Un pulso tremendo con el pelotón que les permitió llegar a Vila-real con la distancia justa para poder disputar la etapa. 

El natal de Vila-real consiguió su primera victoria en la Challenge, en la ciudad que lo vió nacer, crecer como persona y como ciclista, dedicando esta victoria a su familia, a su pareja y a su hija Martina.

El pódium de la etapa lo completó Félix Casanys, el tricampeón de la Challenge de la Plana, ganó el trepidante SPRINT del grupo.

La primera etapa de Vila-real, ciutat de la Salut i l’Esport concluyó la jornada con la ceremonia del pódium en la que Víctor Gil se vistió de amarillo con el maillot de Castellón Escenario Deportivo.

El domingo 16 de enero la Challenge de la Plana disputa su segunda etapa en Sant Mateu. Una jornada llamada a ser otra etapa de auténtica velocidad, con 2 pasos por el alto de Cervera del Maestre (puntuables de tercera categoría) y dos metas volantes. Un total de 830 metros positivos que a priori no serán suficientes para romper el sprint del pelotón. Aunque después de lo que vivimos en la etapa de Vila-real ningún pronóstico puede estar cerca de la competitividad de los corredores.

Esto acaba de empezar, estamos seguros de que será una edición espectacular. No te pierdas la auténtica competición, todavía quedan algunas plazas libres, inscríbete aquí.

Tu pulso. Tu reto. El pulso del Ciclismo.

Fotografía: Toni Baixauli / Cxcling Creative Agency